La TV sigue siendo el principal medio de comunicación, un 85% de los chilenos y chilenas se informa a través de la televisión. La convergencia de medios se consolidó en el país. La televisión de cable, satélite e internet se incrementó en todos los niveles socioeconómicos. Los televisores con Internet -Smart TV- pasaron de 27% en el 2014 a 35% en 2017. Los celulares con conexión a internet superan el 80% de posesión y casi un tercio de la población los usa para ver TV. A pesar de la diversidad de dispositivos en el hogar, los chilenos y chilenas siguen viendo televisión abierta en familia, según la IX Encuesta Nacional de Televisión que realiza cada tres años el Consejo Nacional de Televisión, CNTV, dada a conocer esta mañana por el Presidente del CNTV, Oscar Reyes.


"Otro hecho relevante es el aumento de las suscripciones a servicios audiovisuales por internet (Netflix, Amazon, entre otros) de un 2% en 2014 a un 14% en 2017. Pero a pesar de este aumento, la TV abierta mantiene su alcance universal. El acceso a la televisión por cable o satelital sigue dependiendo del nivel socioeconómico. Los servicios de televisión por Internet han crecido, pero se usan más entre segmentos altos y los jóvenes, lo que se perfila como una nueva cultura de visionado", explica Oscar Reyes, presidente del CNTV.

Información y noticiarios
A la hora de informarse sobre Chile, sus comunas y el mundo, más de un 80% de los encuestados dice hacerlo a través de la televisión abierta. Se destaca el aumento en el uso de Internet respecto de 2014, en especial en temas internacionales –de 26% a 33%- mientras la TV de pago baja en este tema de 34% a 27%. El uso de redes sociales se duplicó respecto del estudio anterior con un 26% de las preferencias.
Con respecto a los noticiarios, un 64% de los encuestados considera que su duración "está bien", mientras un 31% opina que son demasiado largos, en especial entre la teleaudiencia de la RM. Y en cuanto a su evaluación, existen varias críticas, siendo la principal, la sospecha de que "ciertas noticias no se dan a conocer". Por otro lado, lo positivo es que se observa una importante credibilidad: "informan adecuadamente sobre los acontecimientos de Chile".
Se destaca el consumo de noticiarios regionales (64%), principalmente entre la teleaudiencia mayor de 26 años. Estos aparecen como creíbles y representativos de la región. Y las críticas son menos enfáticas que respecto de la televisión abierta nacional.

Aumenta satisfacción TV abierta
Un 41% de los encuestados dijo estar satisfecho con la televisión abierta, una cifra en aumento si lo comparamos con el 33% de 2011 y el 35% de 2017.
"Con la nueva normativa de programación cultural, en vigencia desde octubre de 2014, donde se le exige a los canales transmitir al menos cuatro horas de programación cultural a la semana, se produce un cambio importante en la oferta de los canales. Hemos visto un esfuerzo de ellos para organizar sus parrillas, adecuar sus horarios e insertar nuevos contenidos programáticos. Esta Encuesta, con el aumento de la satisfacción, nos refleja el efecto positivo que ha tenido esta nueva normativa cultural en las audiencias", señaló Oscar Reyes.

Quienes evalúan positivamente la TV abierta lo hacen, en primer lugar, por su aporte a la entretención y, luego, a la información. Y los que están insatisfechos (57%), afirman que "se repiten demasiado los programas" o que "no tienen mucho contenido relevante".
Otro hecho relevante que refleja la encuesta es que la audiencia considera que la televisión influye en la opinión de las personas, fundamentalmente, en su cobertura de catástrofes, en la política, la economía, en la opinión sobre el empresariado, la participación electoral y el desempeño del Gobierno.
La televisión de pago, por su parte, ha presentado históricamente altos niveles de satisfacción y se mantiene bastante estable en los últimos años (76% en 2011, 72% en 2014 y 72% en 2017).
La satisfacción con la televisión regional también ha ido en aumento, de un 40% el 2014 a un 60% el 2017 y a la hora de mencionar su fortaleza se resalta su "aporte al desarrollo local y que respeta la dignidad de las personas".
En cuanto a la televisión comunitaria, que, si bien su nivel de conocimiento todavía es bajo, ya que recién están optando a concesiones producto de la Ley de TV Digital, se refleja que su consumo es una tendencia emergente, puesto que un cuarto de las personas ve estos canales.

Niños y niñas frente a la tecnología
En hogares donde los niños, niñas y adolescentes tienen algún aparto tecnológico, un 67% de los casos, destaca en primer lugar el celular con internet (48%), luego el Tablet (25%) y el notebook (13%).
Entre los adolescentes entre 14 y 17 años, se observa que un porcentaje importante es propietario de teléfono con conexión a internet (89%), lo que disminuye un poco entre los preadolescentes (8 a 13 años), sin embargo, alcanza al 55%.
Por otro lado, desde la edad preescolar, un 35% de niños y niñas tienen objetos tecnológicos propios: aquí destaca el Tablet con un 22%, y luego el teléfono con conexión a internet (12%).
En cuanto al consumo, las niñas y niños de 13 años ven bastante televisión abierta, sin embargo, prefieren la TV de pago, cuando tienen acceso a ésta. Destaca también el dato emergente de consumo de televisión por internet, que bordea el 20% en este segmento.
Ahora bien, al hablar de la oferta de programación infantil, un 65% demanda más programas infantiles en TV abierta, y un 21% quisiera contar con un canal abierto infantil.

Regulación en TV
Se mantiene constante el número de televidentes que afirma haber visto contenidos inadecuados: 32% (mismo porcentaje que el año 2014). El contenido inadecuado destaca en la TV abierta (32%) –por su acceso masivo- y se focaliza principalmente a sexo, violencia y reality shows.
La teleaudiencia espera que la televisión sea regulada –por un organismo público-, en horarios y contenidos, en especial, resguardando algunos valores como la dignidad, la formación de niños y niñas, y la diversidad.
Un 71% de los encuestados considera que los portales web de los canales de televisión debieran regular el contenido al que pueden estar expuestos niños y niñas, y un 66% cree que debe ser el CNTV quién supervise los programas de las páginas web de los canales.
"La regulación debe ir acorde a los tiempos actuales y a los cambios tecnológicos. Hoy en Internet no tenemos ningún tipo de protección para niñas y niños. Se requieren acciones para resguardar la formación de este segmento frente a los contenidos inadecuados para su edad", recalcó el presidente CNTV.

Políticas públicas y televisión digital
Un 62% de las personas considera que el Estado debiera financiar TV de calidad. La teleaudiencia opina que, en primer lugar, son los propietarios de los canales de televisión quienes pueden mejorar la televisión abierta nacional. Mencionando en segundo lugar, al Estado, a través del Consejo Nacional de Televisión, como un agente con esta capacidad.
Un 71% de los y las televidentes quisieran contar un nuevo canal abierto, preferentemente cultural e infantil; más de la mitad (55%) considera que el nuevo canal se debiera financiar con aporte estatal; y un 17% está dispuesto a poner una pequeña cuota para ello, o hacerlo conjuntamente con el Estado.
En cuanto al nivel de conocimiento de la TV Digital, un 36% la conoce. Se observa un aumento con respecto a 2014 (32%) y 2011 (14%).
Entre las expectativas sobre la TV digital, la población esperaría –en primer lugar- un incremento en la programación educativa y cultural, seguido de mayor pluralismo y una mayor cantidad de programas infantiles.

El estudio encargado a la empresa Adimark GFK consultó a 5.424 personas de los principales centros urbanos del país. Hombres y Mujeres entre 16 y 80 años de todos los estratos socioeconómicos incluido el E, con al menos un aparato para ver televisión en el hogar.

Revisa la presentación de la IX Encuesta Nacional de Televisión.

Artículos Relacionados