Presidente CNTV participó en panel sobre medios y violencia de género

06/06/2017 | Sala de Prensa

• La instancia creada por Vital Voices busca defender los derechos de la mujer y promover su desarrollo alrededor del mundo.
• “Debemos promover mejores prácticas, apelando al rol ético que cumple la televisión como medio de comunicación masivo” señaló Oscar Reyes.

El presidente del CNTV, Oscar Reyes participó en el panel “El rol de los medios de comunicación en el abordaje de la violencia de género“, organizado por la fundación Vital Voices, en el Hotel San Francisco.

Vital Voices junto a Avon Foundation crearon en 2010 la Alianza Global para poner fin a la Violencia contra las Mujeres, con el propósito de compartir experiencias y afianzar la colaboración para erradicar la violencia doméstica, la violencia sexual y la trata de personas.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo de Jennifer Guzmán, abogada coordinadora de Programas de DDHH de Vital Voices para América Latina, en una exposición que abordó la experiencia internacional: “En todos los países de América Latina, la violencia de género responde a patrones similares, por lo que, junto a las políticas de prevención, siempre tenemos que asegurarnos que estamos priorizando los mejores intereses de los sobrevivientes, eso es lo más importante para nosotras”, afirmó.

Paula Escobar, Directora Ejecutiva Cátedra Mujeres y Medios de la Universidad Diego Portales, señaló: “debemos reflexionar con profundidad sobre la discriminación en Chile, ya sea salarial, de mujeres en cargos importantes, en directorios, en ministerios, en la justicia, y cómo los medios podemos ser un factor que ayude al cambio social o, al contrario, perpetúe esta realidad de discriminación”.

El presidente del CNTV Oscar Reyes afirmó en su intervención: “el tratamiento y la representación de la problemática de la Violencia Contra la Mujer en la televisión es una acción concreta sobre la que podemos tener acuerdo respecto del límite de lo que debemos informar. Solo los esfuerzos que emanen desde las distintas instancias sociales permitirán erradicar estas prácticas de nuestra sociedad. Hacerse cargo de las representaciones de las relaciones entre mujeres y hombres es parte de la tarea de la construcción del espacio público, y la televisión pone en circulación los valores de la sociedad que somos y queremos ser“.

La televisión representa y también refleja la sociedad. Por lo tanto, lo que se muestra en la televisión o se deja de mostrar, puede normalizar situaciones o bien, invisibilizarlas. Las señales en esto han sido claras y en nuestro rol como reguladores hemos sido activos para promover en el discurso público de la pantalla televisiva un trato digno cuando se trata de informar sobre estos hechos. Una de nuestras más recientes acciones ha sido confeccionar junto a SERNAMEG, una serie de recomendaciones a periodistas, en el tema de la Violencia Contra la Mujer, las que buscan promover mejores prácticas, apelando al rol ético que cumple la televisión como medio de comunicación masivo“, señaló.

Por su parte, Lidia Poza, presidenta de las Magistradas de Chile se refirió a la relación entre los medios de comunicación y la labor desarrollada por los jueces: “debemos apostar por una vinculación productiva, acorde a las leyes, donde el diálogo sea fluido”, señaló.

La jornada contó además con el testimonio de Consuelo Hermosilla, mamá de Antonia Garros e impulsora de la denominada Ley Antonia, que busca modificar, en términos de la ampliación de nociones de pareja, la actual tipificación de femicidio que está en el Código Penal, incluyendo que puedan ser considerados como tal la violencia de género en todas sus manifestaciones: acoso sexual callejero, violencia ginecobstétrica, violencia en el pololeo, violencia entre mujeres lesbianas, crímenes de odio a las diversidades sexuales, entre otras.

Vital Voices es una organización no gubernamental creada en 1997 por iniciativa de la entonces Primera Dama, Hillary Clinton, y la ex Secretaria de Estado, Madeleine Albright, con el propósito de promover el progreso de la mujer como parte de la política exterior de los Estados Unidos. Su objetivo es defender los derechos de la mujer y promover su desarrollo alrededor del mundo.