Dirigida por Harold Avilés y Rodrigo Susarte, realizada por la productora Hormiga Films, la serie que se grabó y produjo completamente en la II Región estrena este jueves 14 de marzo a las 22:30 horas por ATV.
La vida del hombre es como la del cobre, dura, sin brillo… Sólo al final descubrimos su valor.

 

Así comienza su relato Germaín Santana, protagonista de la serie “Minero” premiado con un Fondo CNTV 2010 en la categoría regional que le permitió realizar los 8 capítulos de esta ficción que contará la vida de un obrero del cobre.

Con el desierto del norte de Chile como escenario natural de fondo, transcurren las historias de Germaín y su oficio de minero, donde se mezclan la modernidad y simpleza.

La ficción fue producida y grabada en la región de Antofagasta y sale al aire hoy jueves 14 de marzo a las 22:30 horas por Antofagasta Televisión (ATV). 

 

ENTREVISTA – “Minero” y la industria audivisual en el norte.

El productor ejecutivo de la serie, Eduardo Lobos, cuenta sobre el rodaje y las características particulares de grabar en el norte de Chile.

Entre los principales objetivos del proyecto estaban el aportar al desarrollo de la industria audiovisual en la II Región. ¿Cuál sería el resultado tras la grabación de “Minero”?

Trabajamos con personas que son de Antofagasta, que viven allá y que se sumaron al equipo técnico, como también al equipo artístico. Lo que ocurre es que gran parte del equipo técnico estudia en Santiago, pero regresan a Antofagasta a trabajar. Lo mismo pasa con los actores. De alguna manera, todo rodaje aporta en experiencia y en este caso, esta serie sin lugar a dudas aportó al fortalecimiento en las capacidades profesionales de todos.

El norte te ofrece muchas escenarios naturales, ¿cómo funciona el tema permisos y otros para grabar en el desierto o locaciones similares?  

En general todas las locaciones funcionaron bien. Las autoridades que debían apoyarnos con permisos y facilidades para poder grabar, nunca nos pusieron un problema. Siempre existió la mejor disposición. Fuimos a grabar a lugares históricos como el cementerio de trenes que está en Sierra Gorda, un lugar maravilloso. Grabamos en el pueblo de Chuquicamata, el campamento que hoy día está abandonado; en Roca Roja, un lugar que parece sacado del planeta Marte. En fin, el norte ofrece muchísimos paisajes.

¿Desafíos particulares de grabar en el desierto: distancias, altas temperaturas, luz?

Efectivamente el calor es un tema muy relevante en el norte. Al igual que las distancias, eran eternas y caminos complejos. Las distancias son un factor muy relevante en el norte donde siempre es necesario tenerlas contempladas. El tema de la luz fue muy complejo, porque en el desierto la luz es muy fuerte. Por suerte contábamos con un excelente equipo de fotografía.

¿Cómo esperan abarcar un amplio público televisivo con la historia de Germaín Santana?

La amplitud del público esperamos esté presente porque el personaje principal busca mejorar sus condiciones de vida. En ese sentido es un hombre común y corriente, presionado a aumentar los ingresos familiares. Esto lo lleva a tener que buscar otros horizontes. De hecho el protagonista además de trabajar en la mina, maneja un taxi colectivo en los días libres llevándolo a conocer el mundo nocturno de la noche de Antofagasta. El humor no está tan presente, pero el actor protagonista le inyectó una cuota de humor muy interesante al hacerlo muy real. También está lleno de tallas y bromas entre los compañeros que seguramente hará muy identificable al mundo minero.

¿Crees que la serie permitirá que el resto de los chilenos nos adentremos en aspectos desconocidos del mundo minero?

La serie da una mirada más cruda del mundo de los mineros, principalmente de  aquellos que trabajan en la pequeña minería, donde las condiciones son adversas. Los trabajadores de la minería son personas de mucho esfuerzo que deben ausentarse de la vida familiar por largas jornadas, lo que sin lugar a duda, termina por afectar su relación matrimonial. Esta serie habla justamente sobre el esfuerzo de estas personas por mejorar sus condiciones. También tocamos el aspecto político que está detrás de todo, el movimiento sindical, las grandes empresas, los derechos de los trabajadores, el poder, etc.