Una joven peruana llega a Chile para trabajar como asesora del hogar en una residencia del barrio alto. Allí se encuentra con que el dueño de casa, un importante empresario, es un antiguo amor: nada menos que el padre de su hijo diabético de 8 años.